domingo, 17 de febrero de 2008

Pensamientos sobre el día del periodista en Colombia



Nueve de febrero era el día destinado para celebrar una labor que algunos de los seres humanos eligieron: el periodismo. Incluso, la fecha no es tan conocida pues con tantos cambios que se le han hecho parece que la celebración quedara refundida. Sin embargo, algo es claro y es que se eligió ese día por que en 1791 se dio inicio al primer medio de comunicación llamado Papel Periódico de Santa Fe de Bogotá, impulsado por el periodista cubano Manuel del Socorro.


Ya en este 2008, existen por doquier medios de todas las formas para transmitir información (hasta Internet) y no por ello, quiere decir que el periodismo haya evolucionado, si no más bien se ha transformado.


Algunas organizaciones como La Federación Internacional de Periodistas, Medios Para La Paz o la Fundación Para La Libertad de Prensa en Colombia reseñaron aquél día con artículos que hacen balances sobre la actividad periodística, y en otros casos sobre los peligros que deben afrontar los comunicadores a la hora de ejercer su profesión. Esto no es sorprendente, menos en un país como éste, donde hacer periodismo se torna un reto para consigo mismo y con la sociedad.


Se habla de amenazas, censuras, limitaciones, contradicciones, leyes, dudas… pero por más que se examine la cuestión persiste. Alguna vez alguien me dijo que creía que en Colombia era fácil hacer periodismo que por que aquí cada minuto teníamos noticias negativas, como por ejemplo nuevos atentados o secuestrados, etc. Y que por eso suponía que aquí fluía la información y que había mucho trabajo, a esto último no me apondré pues es cierto, sólo que nos adentramos en una cuestión más compleja; los mismos medios para los mismos periodistas (algunos a esto les llaman “roscas”).


En el segundo párrafo de este texto afirmo que hay muchos medios, y pensarán los lectores que con el último segmento me estoy contradiciendo, pero mejor me hago entender ya mismo. Hay medios, sí, hay periodistas, sí. Pero los grandes medios e incluso los medianos y pequeños ya están más que pedidos. Por ello, para los aprendices de esta labor resulta complicado poder laborar por lo que estudiaron.


¡Qué ironía, hay muchos medios en esta década y no hay muchas opciones laborales para los periodistas!, ¿será que eso quiere decir que hay saturación de nuevos periodistas?, o ¿será que no hay tantos medios como se puede creer?...

Así pues, sólo queda dar esperanzas para todos ellos, pues se supone que ya metidos en esto deben enfrentar al mundo entero. Por ello, les doy mis felicitaciones por querer ser valientes, y espero honestamente que eso les dure por mucho tiempo. Saludos a todos los periodistas colombianos que bajo una correcta ética y un sentido social pluralista luchan contra la "transformación" de la comunicación nacional.

He dicho.

Gracias.

2 comentarios:

Alejandro Bernal dijo...

Me parece un texto bastante concreto que hace un rápido análisis de la situación del periodísta en Colombia.

Buen post Carolina, espero que mantengas a bierto este espacio en la red.

Un abrazo.

NekroByte dijo...

Bueno es evidente que el periodismo es una región que a menudo pasa desapercibida.

La gente al ver las noticias ve muertes y sonrisas, mientras el periodista presencia muertes y escribe sobre sonrisas.

Luchar contra restricciones, censuras y amenazas de muerte para conseguir la información... no sé, ¿lo hacen para que el mundo sepa la verdad o para saberla ustedes y saber que lo saben? {guiño}

Recuerda siempre mirar a donde nadie mira y percibir lo que nadie huele, ahí está lo que buscas.